Allison Wolcott,

Entrevista a los creadores de KSE1500 y SHA900

La historia del desarrollo de estos dos productos de escucha de primera calidad está plagada de grandes avances y también de enormes contratiempos que podrían haber desbaratado todo el esfuerzo del equipo. El director de producto Sean Sullivan y el ingeniero Roger Grinnip comparten los aspectos más destacados de su aventura de ocho años en este proyecto y cómo se sienten al ver que estos auriculares de Shure por fin han salido al mercado.

ALLISON WOLCOTT: En el pasado, el audio de alta fidelidad de gama alta y la portabilidad eran incompatibles. Pero los modelos KSE1500 y SHA900 están cambiando ese panorama. ¿Cómo lo hacen?

SEAN SULLIVAN: El audio portátil de gama alta es algo que solo recientemente se ha vuelto accesible y cómodo. A medida que aumenta la popularidad y la capacidad de almacenamiento de los dispositivos digitales portátiles, la gente se siente más dispuesta a almacenar archivos de audio de alta calidad para llevarlos consigo a todas partes. Como la tecnología va mejorando, la demanda de dispositivos de escucha de alta fidelidad va en aumento.

Los auriculares KSE1500 representan la primera vez que el nivel de detalle y claridad que proporciona la tecnología electrostática está disponible en un formato portátil con aislamiento de sonido Sound Isolating™.

El conversor DAC integrado en ambos amplificadores portátiles también es un desarrollo reciente. La gente no solo podrá llevar consigo archivos de alta definición, sino que también podrá convertir esa señal de audio digital por medio de un amplificador de alta calidad. Si a esto le añadimos la tecnología electrostática, obtenemos una experiencia de audio portátil impensable hasta ahora. Representa el siguiente paso en la evolución del audio portátil que ha estado desarrollándose durante la última década.

¿Cuál ha sido vuestra contribución en el desarrollo de estos productos?

ROGER GRINNIP: Todo empezó en mi mesa de trabajo. Hacía tiempo que me rondaba por la cabeza, así que un día le dije a mi equipo: Todavía no lo hagáis oficial, pero tengo una idea que podría ser interesante desarrollar, aunque no sé si es factible. Hicimos algunos prototipos muy básicos para que se evaluaran las posibilidades. Mi parte fue resolver los retos técnicos para conseguir un producto que se pudiera fabricar. (Soy el ingeniero. Se supone que me toca a mí resolver este tipo de problemas, ¿verdad?)

Sí, Roger fue el líder de este proyecto desde el principio. Sin duda. Mi papel fue el de marcar el rumbo para los detalles. Con mi equipo determinábamos los requisitos del mercado y Roger buscaba la manera de cumplirlos. Roger es uno de esos ingenieros que traslada muy bien las ideas entre ingeniería y marketing, lo cual es una cualidad asombrosa. Probábamos con algo, luego hacíamos un cambio que afectaba inesperadamente otro aspecto del producto y, claro, había que resolver ese nuevo reto. Era una pasada, como intentar resolver un misterio de ingeniería.

A pesar de los muchos reveses que tuvimos que superar, hubo otros tantos momentos de idea feliz en los que el proyecto avanzaba a pasos agigantados,

¿a que sí?

Cuando por fin logras resolver el problema y piensas no me importaría quedarme escuchando esto un buen rato… es un momento mágico. El hecho de que en ningún otro lugar del mundo se pudiera escuchar lo que nosotros estábamos oyendo era una sensación increíble.

Esta es la primera vez que se ha utilizado la tecnología electrostática en unos auriculares in-ear Sound Isolating. ¿Por qué no ha sido posible hasta ahora?

No es como si hubiéramos descubierto alguna propiedad mágica o algún material que permitiera utilizar la transducción electrostática en un formato portátil. Lo que pasa es que tenemos un equipo de ingenieros especializados en la fabricación de transductores, aparte de que estamos muy familiarizados con la miniaturización. Después de todo, llevamos cerca de 20 años fabricando auriculares in-ear. No conozco ninguna otra empresa que tenga la experiencia para crear algo así.

Para crear un sonido potente, necesitas mover mucho aire utilizando una superficie muy grande, por eso hay que hacer concesiones en cuanto a la superficie y el tamaño de los transductores. Por lo general, los altavoces y auriculares electrostáticos son realmente grandes y son normalmente dipolos. Radian hacia delante y hacia atrás. Eso presenta algunos inconvenientes a la hora de reproducir frecuencias graves porque se crea compresión y rarefacción, por lo que las frecuencias bajas acaban cancelándose. En los auriculares KSE1500, no dejamos que se produzca esta cancelación. La radiación de la parte posterior del diafragma está encerrada y aislada de la radiación frontal. Además, al diseñar todos los elementos que posibilitan la transducción electrostática a una escala en miniatura, terminas sin las muchas desventajas que había en un principio.

La sección de auriculares del KSE1500 no es la única innovación importante. El cable también lo es. ¿Qué nos podéis contar sobre esto?

Los requisitos eléctricos de un cable para auriculares in-ear electrostáticos son muy diferentes a los de un cable para auriculares in-ear de armadura balanceada o de bobina móvil. La capacitancia apenas importa en los electrostáticos. La impedancia del transductor es lo suficientemente baja como para que la capacitancia deje de ser un factor importante. En este caso, la capacitancia del transductor de los auriculares in-ear es del orden de picofaradios, es decir, muy muy baja. La forma en que funciona un transductor electrostático es inyectando carga a las diferentes placas. La carga inyectada es una función de la capacitancia. Por eso, una capacitancia muy pequeña significa que no se inyecta apenas carga. La capacidad del transductor del auricular in-ear es 20 o 30 veces menor que la del cable.

El reto fue conseguir una capacidad del cable tal que funcionara con nuestro amplificador. Eso requirió algunos cambios importantes en el diseño del cable, en comparación con nuestros anteriores cables de auriculares. Desde el mimo instante en que quitas algún elemento necesario para que funcione el diseño habitual, pasas de tener un problema eléctrico (reducción de capacitancia) a un problema mecánico, porque reduces mucho la robustez del cable. Si a esto añades que Sean quería que el cable fuese redondo, para que resultase más cómodo, pese a que los cables electrostáticos normalmente son de cinta planos porque su capacidad es baja, terminas con un grandísimo problema de ingeniería.

Sin embargo, la forma de resolverlo no fue nada del otro mundo. El secreto para crear un cable de baja capacidad con forma redonda se reduce a hacer unos cálculos y tener conocimientos sobre la capacidad eléctrica. El quid fue conseguir la robustez para el cable de retorno, y se logró a base de prueba y experimentación. Después de todo, nuestras pruebas de calidad no son ninguna broma. Hicimos pasar por pruebas terribles a lo que podría parecer un cable perfecto y las seguimos repitiendo hasta que el cable las superó por fin.

¿Qué fue primero, el KSE1500 o el SHA900?

Estábamos avanzando con el KSE1500, diseñando el amplificador y definiendo sus especificaciones técnicas. A medida que hacíamos pruebas, fueron surgiendo varios prototipos de auriculares in-ear, algunos de los cuales eran muy frágiles. A alguien se le ocurrió que sería genial poder probar algunas de las características del amplificador sin tener que usar esos frágiles prototipos de auriculares y que, además, podríamos usar este amplificador con nuestros otros auriculares de diadema e in-ear. Y todos estuvimos de acuerdo en que sí, que sería genial.

El mercado de amplificadores DAC portátiles ha crecido mucho en los últimos años. Si hubiéramos empezado a fabricar el SHA900 ocho años atrás, es probable que no hubiera tenido una respuesta tan positiva, porque no había realmente mercado para ello en aquel momento. Como ya estábamos diseñando el KSE1500 con todas las características necesarias para un amplificador DAC portátil y autónomo, vimos la oportunidad de entrar al trapo. El crecimiento del mercado de los DAC portátiles se debe en gran parte al aumento de la capacidad de los dispositivos. Además, la gente se dio cuenta de que, en lugar de gastarse el dinero en unos equipos de sonido para casa que nunca usan porque siempre están fuera, preferían invertir en un sistema portátil de alta fidelidad.

Al SHA900 puedes conectarle cualquier auricular de diadema o in-ear con un jack de 3,5 mm, pero ¿hay algún modelo de Shure que recomendarías o no utilizar con él?

No hay un auricular que se adapte mejor que otro al SHA900; sin embargo, hay ciertos aspectos de algunos de nuestros auriculares que el SHA900 mejorará más de lo que haría cualquier otro DAC portátil. Lo que pasa es que el SHA900 es más adecuado que otro DAC portátil para cualquiera de tus productos de escucha de Shure preferidos.

Hay muchos ajustes que el usuario puede controlar. ¿Cómo hicisteis para mantener ese nivel de control sin sacrificar la rapidez de ajuste necesaria en los dispositivos portátiles?

En los equipos portátiles es importante la sencillez de uso. Cuando el usuario controla un dispositivo mientras se desplaza, no quiere tener que darle mil vueltas para buscar esto o aquello. Por eso en el amplificador KSE1500 y en el SHA900 hay dos controles principales: un botón y un mando giratorio. Puedes dejarlo dentro del bolsillo cuando sepas manejarlo bien y se controla con una mano. Solo tuvimos que priorizar los ajustes que a la mayoría de usuarios le gustaría controlar y hacerlos fácilmente accesibles. Tenemos un grupo de UX (Experiencia de Usuario) que ha hecho un excelente trabajo con los menús para que fueran lo más sencillos posible.

Te puedo decir que de esas reuniones con el departamento de UX salieron muy buenas ideas de funcionalidad que se añadieron al producto. Las primeras versiones de estos productos solo tenían entrada analógica, salida analógica y control de volumen, así que todas las mejoras se las debemos a nuestros compañeros del departamento de UX. Su contribución ha sido muy importante y nos ayudó a crear un producto genial, pero te aseguro que fue un proceso bastante laborioso.

Hubo momentos en esas reuniones en los que pensé: Ahora sí que necesito parar y tomarme un café. Pero cuando miro atrás y veo todas las ideas que surgieron de esas reuniones y lo acertadas que fueron, puede decir que el proceso realmente contribuyó a mejorar el producto.

Tienes toda la razón, es muy importante. Mientras trabajas en ello, te da por pensar, ¡Uf, basta ya! pero cuando te pones a usar el producto, ahí es donde se nota la diferencia.

¿Crees que el departamento de UX también piensa ¡uf! sobre tu proceso iterativo?

Por supuesto.

Ambos productos cuentan con conversores ADC/DAC de alta resolución de 24/96, para cumplir con los requisitos de alta resolución de la Sociedad Japonesa de Audio (Japan Audio Society) para las conversiones analógico-digital y digital-analógico. ¿Cómo surgió esta asociación? ¿Y por qué 24 bits/96 kHz?

Nos reunimos con la Sociedad Japonesa de Audio. Se trata de una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es mejorar la experiencia de escucha a base de mejorar la calidad de la grabación y la impresión de audio digital. Su objetivo es una buena idea… y también muy complicado de conseguir. Como sus principios coincidían con los nuestros, acordamos marcar nuestro producto con su logotipo.

Muchos nos preguntan por qué elegimos 24/96. Se trata simplemente de una cuestión de portabilidad y de maximizar la capacidad de los dispositivos iOS y Android. Lo máximo que puedes conseguir es un sonido de 24 bits muestreado a 96 kHz. Nuestro chip DAC/ADC cumple con el estándar máximo para estos dispositivos portátiles. Si hubiéramos elegido un chip con una frecuencia de muestreo más alta, habríamos sacrificado la eficiencia y la duración de la batería sin conseguir un beneficio real.

¿Cuánto dura la batería de estos equipos en comparación con la de los dispositivos portátiles de escucha que la gente usará con ellos?

Es similar. Los auriculares KSE1500 ofrecen de 7 a 10 horas de autonomía.

¿Qué ventaja aporta tener conversores DAC y ADC?

La mayoría de los DAC portátiles son solo DAC. Convierten el audio digital a analógico. El nuestro también tiene un conversor ADC, que es la conversión de analógico a digital, que permite tomar esa señal analógica, convertirla a digital para procesarla en nuestro DSP y luego volver a convertirla a analógica antes de enviarla a la salida. Por lo tanto, todos los reproductores analógicos del mercado son compatibles con nuestros DAC/ADC y pueden utilizar nuestro DSP. No se puede decir lo mismo de la mayoría de productos de otras marcas.

Además, los que tienen un reproductor de audio digital de gama alta con salidas analógicas y archivos a velocidades de bits más altas pueden utilizar su reproductor con nuestro dispositivo en el modo analógico (saltándose el procesamiento digital de la señal con el modo Bypass) y seguir disfrutando de las ventajas de nuestra amplificación y de la tecnología electrostática en el caso de los KSE1500.

¿Cuál fue la acogida en Tokio tras el lanzamiento en octubre de 2015?

Tokio es un gran mercado para el audio portátil de gama alta, pues casi todo el mundo viaja en tren para ir al trabajo y va escuchando música. El evento del lanzamiento cumplió con creces nuestras expectativas. La gente estaba impresionada, más de lo que nos habíamos imaginado. Me sentí muy orgulloso de poder enseñar los productos, después de tantos años de desarrollo. No hablo japonés, pero una sonrisa es internacional. No necesitas hablar ningún idioma en particular para saber lo que pasa cuando a alguien se le ilumina la cara. Les encantó.

Hasta ahora, lo más parecido que hemos vivido en EE. UU. fue durante las pruebas de los prototipos. Ya sabes que cuando llevas puestos unos auriculares in-ear Sound Isolating, no te das cuenta de si hablas alto o no. Así que, cada vez que oía un taco a todo volumen procedente de la zona del equipo del proyecto, pensaba para mí:¡Otro que acaba de escuchar los KSE1500 por primera vez!

Sobre el autor

Allison Wolcott

Allison Wolcott started singing at Shure and now sings wherever they'll let her. She wishes she were Brandi Carlile, Neko Case, and Johnny Cash all rolled up in a voice box. Her favorite mic is the BETA®87A. Interviews with product developers and general Shure news are her beat.